sábado, 5 de abril de 2014

La estafa de la fé


Los humanos desde la antigüedad han procurado delimitar su existencia a cuestiones mágicas y posteriormente religiosas, algunos de los más listos han visto que el negocio de las religiones son mas lucrativas que poner un changarro, la pregunta es ¿por qué la gente cree en algo que no ve? 
Hoy día la ciencia dice que lo único que existe es lo que se ve y se persibe a través de nuestros sentidos mas esenciales como lo son la vista, el olfato y el tacto y por supuesto a través de la comprobación, ¿cómo pues se demuestra la existencia de tan ilustre y poderoso ser? Difícilmente podríamos encontrar una respuesta lo suficientemente sustentada, para ello existe la creencia ciega comúnmente denominada como Fé.
Lejos de lo que pueda o no significar, las personas (sobre todo las mas vulnerables 1) caen en grupos donde la promesa de una mejor vida les lleva a hacer cosas que van desde ir a misa a redimir sus culpas hasta lo mas absurdo como lo pueden ser sacrificar animales e incluso personas.
Dicha promesa no es necesariamente en este plano, dicho de otra forma en esta "vida" sino mas bien enfocado a una vida en algún otro lugar.
El miedo más grande de los humanos es la muerte. ¿Qué pasará cuando tu cuerpo se pudra? Ese momento en el cual los gusanos harán de las suyas tragando carne, exprimiendo sangre. Si existe el alma seguramente se trasladará a otros lugares u otras dimensiones.
Pero ¿y si no?
No cabe duda que las religiones nos venden un mundo increíble lleno de imágenes hermosas donde los humanos son más que felices, no hay enfermedades, crueldad, hambre, miseria, vaya, dolor. Lo mas gracioso del asunto es que sin dolor no hay virtud, si fuera diferente seguramente Cristo hubiera estado bailando en un congal en lugar de estar crucificado. La cuestión es ¿cual es el costo?
Asistir a algún templo tiene un precio, lo podríamos cuantificar desde el tiempo que gastan hasta lo que invierten en su atuendo y por su puesto el valor "intrínseco" de la limosna. Entre más grandes sean los pecados ó los favores solicitados, más grandes deben ser las aportaciones,  así pues el Vaticano esta construido en función de la cantidad de culpas que tienen los feligreses mismos que tienen una conciencia llena de carne podrida y sentimientos poco amables por así decirlo.
En el México prehispánico era bien visto consumir ciertas drogas que permitían un estado alterado de conciencia para con ello experimentar viajes atemporales e incluso charlas con Dios, hoy día dichas substancias han sido prohibidas o limitadas de acuerdo a los usos y costumbres de las comunidades "aprobadas", siempre que no transgredan con la moral, misma que ha sido impuesta por aquellos que por cierto, de pronto tienen digamos aficiones poco usuales como la pedofilia.
Las religiones tienen como objetivo acercarnos a Dios, sin embargo en el contexto judeo-cristiano poco nos enseñan acerca de la meditación, si acaso logran estados de trance colectivo mediante el rezo y que al final no logran la experiencia "vibratoria" para poder alcanzar la trascendencia.
Gastar dinero, tiempo, individualidad y libertad en algo que no te permite pensar es, para mi, un gasto innecesario la poca comprensión de lo que ocurre en nuestro cuerpo y peor aún la insignificancia que tiene trascender más allá de lo físico, es lo que permite a los demás utilizar las religiones como un método de dominación. Así el sexo, las drogas...
Hoy día nos venden promesas que van desde ser ricos hasta curar todos los males físicos y psicológicos a cambio de "vender" nuestra alma, vida y tiempo a un Dios que pocos conocen pero muchos mencionan.
Casi comienza la semana santa, no olviden evitar la carne y sobretodo recordar que es un fin de semana de RE-COGIMIENTO.
Salu pues y bienestar a sus almas tan podridas de latir en un mundo tan vanal.

Sobrecogidamente Gix.



1. Hago referencia a la población de escasos recursos.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Te recomiendo leer la Biblia, y no solo leerla sino también estudiarla, tienes una visión muy corta de lo que es la Fe, y la espiritualidad. En la Biblia podras conocer a Dios, quienes muchos sí lo conocemos, y aunque no lo veamos, porque la misma palabra de Dios señala que no debemos hacer imágenes para adorar, si lo sentimos en nuestro ser. Si el oxigeno no se ve, pero por el respiramos, osea que ¿si no lo vemos, no creemos en el y por tanto moriremos asfixiados?, siento que así es tu forma tan tonta de pensar.

Gisela Torres dijo...

Hola Anónimo!!
Para comenzar el decir sí una idea es tonta o no parte de la subjetividad de quién lo escribe...
Por otro lado, no creo que para ser espiritual se tenga que leer la biblia, existen miles de creencias que no leen el libro que tú señalas, justo a eso me refiero: el fanatismo. Me alegra saber que hay controversia. No todos debemos pensar lo mismo ¿o si?
Saluditos y que tu Dios te guíe por el camino que crea mas conveniente.

Etiquetas